February 25, 2006

Hoy Inés dice que las expectativas ponen un ladrillo encima de otro para esa famosa pared contra la que uno se estrola a doscientos kilómetros por hora. Yo digo que con las expectativas lo que se construye son las paredes de la propia celda.

Advertisements

2 Responses to “”

  1. ines Says:

    Yo no dije dónde estaba la pared. La pared puede ser la de la propia celda. Me gusta la idea. Las expectativas no tienen ningun contacto con la realidad, son puras proyecciones, esa es la celda. La realidad queda afuera. Pero además ¡cómo duele la nariz!


  2. pero vivimos de las expectativas


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: